top of page

¡¡MANUAL DE SUPERVIVENCIA PARA PADRES!!



Por Vanessa Daza Londoño

Foto: tomada de @simmonsranasudamerica


En los últimos meses, el mundo ha tenido diversos cambios y la economía global ha venido decayendo poco a poco. El patinaje no ha sido ajeno a esta situación, viendo un incremento significativo en los costos de practicarlo, no solamente en el valor de los pagos necesarios para competencias y demás, sino también en los costos de la implementación necesaria.

Los padres de familia muestran cada vez más su inconformidad ante estos hechos, exponiendo que no será posible en algún tiempo que puedan seguir apoyando a sus hijos.

Aunque estas afirmaciones son en algún punto ciertas (el incremento en los precios es algo notable), también es cierto que gran parte de este gasto es AUTOIMPUESTO. Es decir, muchos de estos gastos están lejos de ser obligatorios y en muchos casos lejos de ser necesarios (tenemos padres en menores o transición comprando ruedas cada mes y asistiendo a más de 10 eventos en el año. Sin mencionar padres en escuela con gastos similares a los de mayores), y muchas veces esos padres de familia hacen esfuerzos gigantes sin tener una necesidad real. Por otro lado si bien el número de eventos programados por las ligas y la federación han sido altos, es muy importante aclarar que un calendario tan nutrido nos da la opción de ESCOGER, siendo importante tener en cuenta que no es obligatorio NI necesario asistir a todos los eventos (menos en categorías menores o transición que no manejan puntuaciones, escalafones, ni demás y con los que se busca principalmente el fogueo y aprendizajes de competencia) y que el hecho de que existan tantos eventos a lo largo del año, no nos obliga a asistir, sin embargo si nos da la opción de programarnos según nuestra capacidad. Es por esta razón que hoy queremos hacer una guía de cómo sería una forma más responsable y sostenible de manejar este gasto en las diferentes categorías, cuáles son las necesidades reales de cada una y por lo tanto cómo podemos, a través de una buena planeación, mitigar un poco los excesivos costos. Dividiremos estas recomendaciones en 4 categorías: 1. Escuela, 2. Menores ligados y federados, 3. Transición ligados y federados y 4. Mayores Ligados y federados

ESCUELA


Cómo siempre, empezaremos hablando de la base, los deportistas de escuela. Este es el grupo de deportistas que no están ligados y es el grupo en donde todos los patinadores inician su carrera deportiva, en este peldaño las prácticas van encaminadas ÚNICAMENTE a la formación, la actividad física y la recreación. En este orden de ideas, atacaremos el primer problema que se ha venido presentando y son escuelas de formación que venden una falsa idea de rendimiento a sus deportistas y es ahí donde los padres deben entender primero el sistema en el que funciona el patinaje.


Una escuela es (desde que se crea) un grupo destinado únicamente a la formación (esto es establecido por la reglamentación bajo la cual se crean y la normativa que les rige), las escuelas NO tienen una proyección ni objetivos de rendimiento (son los clubes afiliados a las ligas, los encargados de esto). Es por esto que, si su hijo o hija está en una escuela, en patín semiprofesional e incluso teniendo patín profesional, su hijo en ese momento, no es un deportista de rendimiento, las competencias a las que asiste no son oficiales, no dan puntajes, no hay campeones y únicamente se entregan medallas cómo motivación para estos deportistas que apenas inician (podemos compararlo con la primaria en el sistema educativo). En ese sentido, la implementación que necesita este deportista es una implementación básica.


Para quienes están en patín semiprofesional, NO es necesario que el deportista ponga en este patín ruedas de alta competencia cómo Matter ó MPC (unas de las más costosas) ya que la exigencia en entrenamientos y competencia no es lo suficientemente alta cómo para necesitar este tipo de implementos. Así mismo, para quienes están iniciando en patín profesional, es suficiente con tener una buena bota en gama media, así cómo el chasis y las ruedas (las mas usadas para escuela son las ruedas Flyke G13, canariam Neo o road one que son sus gamas intermedias). De nuevo, todo esto debido al nivel de exigencia que tienen, NO es necesario gastar en juegos de ruedas de mas de $500,000 o en patines de más de $1’300,000 (pueden encontrarse en el mercado desde $900,000 de excelente calidad) y seguramente no les durara menos de dos años. En muchas ocasiones, es una excelente idea también comprar patines de segunda en estas etapas de baja exigencia, que quedan en excelente estado y que pueden estar por debajo de los $500,000 y tener una vida útil considerable. Así mismo la frecuencia de cambio de la implementación no es la misma que para un corredor profesional. Los deportistas de escuela no necesitan cambiar sus ruedas más de una vez al año ya que su carga de entrenamientos, así como la intensidad no lo ameritan.


Cómo implementación adicional, la escuela podrá requerir una tabla deslizante (que le durará muchos años por lo que es una buena inversión) y en algunos casos cojines de equilibrio o bandas elásticas. Cualquier otra implementación en estas categorías no son necesarias, por ejemplo, la bicicleta, paracaídas, pesas, etc ya que estos son implementos para un tipo de entrenamiento más exigente, que compitiendo en solo festivales de escuelas, se hace innecesario. (sería cómo comprar los guayos que usa Neymar para que puedas jugar el partido del barrio o la bicicleta de Egan Bernal para ir a ciclovia) Si no se tienen los medios para hacer esos excesivos gastos, es mejor no hacerlos. CUALQUIER ESCUELA de formación que exija implementación de gamas altas a niños en semiprofesional, que exige grandes gastos a deportistas de patín profesional y que sin asistir a ningún evento oficial le diga a sus deportistas que hacen parte de los deportistas de rendimiento, está mintiendo y engañando a los padres de familia con el único propósito de alimentar su propio negocio y no la verdadera formación y es ahí donde los padres, desde el principio, empiezan a hacer gastos exagerados e innecesarios. Recordamos que, cómo lo establece el sistema nacional del deporte, los eventos que llevarán al deportista a un verdadero proceso desde menores hasta mayores, para entonces poder ocupar lugares en escalafones, clasificar a selecciones, poder acceder a apoyos, etc son los que están organizados en el calendario de las diferentes ligas departamentales y la federación. Todo lo demás son eventos aficionados una vez el nivel empieza a aumentar y el deportista empieza su camino cómo deportista de liga, el entrenamiento se vuelve más exigente y las competencias empiezan a tener también pruebas diferentes y con mayor nivel de dificultad. Es desde aquí que los gastos empiezan a incrementarse, pero es importante tener en cuenta que este gasto no debe ser igual para todas las edades.


MENORES LIGADOS Y FEDERADOS


La primera categoría en Liga es la de menores que comprende edades desde los 7 y hasta los 10 años. Aquí debemos tener en cuenta, que, aunque el deportista ya esté ligado, los verdaderos deportistas de alto rendimiento son únicamente los deportistas en categoría mayores. Los menores en liga son deportistas aún en formación (por las edades en las que se trabaja) pero que ya presentan un nivel más alto y que tienen una exigencia de entrenamientos y competencia mayor. En esta categoría no hay aun un ranking o escalafón y aún no existen los campeones (solamente deportistas destacados en el caso de las damas en pruebas de fondo pueden ser alrededor de 20 deportistas destacados y en velocidad alrededor de 10, dejando claro que no hay primeros, segundos o terceros sino solamente un grupo considerable que se ha destacado). Teniendo en cuenta que aún están en formación, consideramos que un deportista en esta categoría, si bien generalmente se recomienda que empiece a usar ruedas de mayor calidad ( Matter G13 y MPC Black Magic las más usadas), no se requiere que estos deportistas hagan cambios tan seguidos, ya que, por su nivel de fuerza, peso y cantidad de entrenamiento, el desgaste de esas ruedas no es mayor. Generalmente se recomienda tener un juego de ruedas nuevo para competir y uno en buen estado (no necesariamente nuevo) para entrenar y aproximadamente a los 6 meses hacer cambio de las ruedas de competencia, dejando las que se usaban para competir, ahora para entrenar, lo que nos da un total de 2 compras de ruedas nuevas al año. En cuanto al patín, este no necesita ser gama alta, en esta categoría un buen patín de gama media es suficiente (con un presupuesto actual alrededor de $1’300,000 para patín nuevo y aún es posible que el deportista utilice patines de segunda). De nuevo repetimos, que no es pecado usar gamas altas en niños menores o cambiar ruedas cada dos meses, pero dejamos claro que no es necesario si no se cuenta con el presupuesto y que es una elección del padre de familia si quiere gastar más o menos. En cuanto al número de competencias por año, las que mayor gasto representan por los costos de inscripción, viajes, hoteles y demás, son los nacionales, para la categoría menores se programan entre 4 y 5 al año. Sin embargo, cómo mencionamos antes, estos deportistas no tienen puntos, escalafones, selecciones, etc. por lo que para ellos no es obligatorio asistir a todos los nacionales, para un buen fogueo y para que el deportista conozca las dinámicas y el nivel de una nacional basta con asistir a un nacional en el primer semestre y otro en el segundo semestre, escogiendo por fechas y lugares el que mejor se acomode a cada uno (asistiendo solo a 2 de 5 nacionales programados). El deportista que tenga la opción de asistir a los 5 lo podrá hacer, pero es necesario que los padres entiendan que el que no asista a los 5 sino a 2 o 3, también lo está haciendo bien y es más que suficiente para su formación. En cuanto a la implementación adicional, el entrenamiento de esta categoría se basa en la técnica y habilidad, por lo que la herramienta principal son sus patines y pueden apoyarse de tablas deslizantes (puede ser la misma que usa desde escuela sin tener que gastar más comprando otra), bandas elásticas y cojines de equilibrio. En estas edades NO SON NECESARIOS (y francamente tampoco correctos pedagógicamente) los entrenamientos en bicicleta por carretera. Si se quiere hacer una base formativa en bicicleta, esta puede hacerse con una bicicleta normal y en compañía de sus padres (no por carretera, sino con trabajos de habilidad) y no es necesario invertir millones en bicicletas de altas gamas así como tampoco en gimnasios. Los deportistas en estas edades no deberían tener cargas de entrenamiento excesivas o completar distancias muy largas (sus competencias no pasan de 15 vueltas y son en su mayoría de velocidad o habilidad) por lo que tampoco deberían sufrir en repetidas ocasiones de sobrecargas o lesiones articulares, recordemos SON NIÑOS EN FORMACIÓN, por lo que tampoco son necesarios gastos en fisioterapeutas especializados ya que sus cargas y nivel de entrenamiento no lo ameritan. (de nuevo, quien tenga la opción de hacerlo, no lo está haciendo mal, solo aclaramos que para quien no tenga la capacidad de hacerlo, no es necesario y su hijo o hija no tendrá desventajas en su proceso hasta mayores por esto, al contrario, usted podrá sostener su apoyo por mucho más tiempo ayudándolo a llegar a donde verdaderamente debe llegar)


TRANSICIÓN LIGADOS Y FEDERADOS


El siguiente paso en esta escala es la categoría transición (11 a 13 años), una categoría donde aumenta aún más la exigencia, hay pruebas más largas y las de velocidad requieren una mayor intensidad y aquí ya se empieza a ver un formato de ranking donde hay primeros, segundos y terceros y por lo tanto se puede hablar de campeones. Aun así, sigue sin tener puntuaciones para escalafones o selecciones (se puede comparar con el bachillerato). El evento más importante en esta categoría son los juegos intercolegiados que son la primera selección a la que puede optar el deportista en su carrera deportiva a los 13 años. Aunque aquí el nivel es más alto, aun así en distritales y nacionales solo ganan fogueo y experiencia y la selección de intercolegiados sale de la fase distrital del mismo evento y no de distritales y nacionales y esta es solo para 13 años en adelante (11 y 12 no tienen selecciones a las que clasificar aún). Teniendo esto claro, podemos ver que aún no es momento que amerite gastos exorbitantes por parte de los padres. Cómo recomendaciones de compra de ruedas (al menos para 11 y 12 años) es más que suficiente con hacer una compra cada 4 meses, dejando las ruedas nuevas para competir (en los 4 meses habrán aprox 2 carreras), unas en un buen estado para entrenamientos en pista y unas que pueden estar más gastadas para la ruta, cambiando una a una a medida que se hagan las compras (las nuevas para competir, las que tenía para competir las usa en pista y las de pista pasan a ruta) teniendo la opción de vender las de ruta y así recuperar algo de la inversión. En esta categoría, ya se empiezan a hacer las primeras bases del trabajo de bicicleta, sin embargo, aún no son edades para trabajar grandes intensidades o volumen por lo que no es necesaria una bicicleta de gama muy alta, con una gama media y económica es suficiente (además de que esta es una inversión que durará sin dura muchos años), así mismo se introduce el trabajo de gym. El fortalecimiento puede hacerse desde casa con algunos elementos sencillos o pesas pequeñas y a medida que se acerque a los 13 años, se puede hacer la inversión en un gym (que tampoco debe ser el de la mensualidad más cara). Aquí, aún no es necesaria la inversión en patines de gamas altas, además de que su crecimiento aún no termina y será una inversión que no durará mucho tiempo. Quedando por último la asistencia a eventos, que cómo lo mencionamos anteriormente, no son obligatorios ni estrictamente necesarios ya que para esta categoría aún no se disputan escalafones en estos eventos y la única selección a la que pueden entrar, sale de un evento diferente a estos en la fase distrital de intercolegiados. En este orden de ideas, se busca solo ganar experiencia y conocer las nuevas dinámicas de estos eventos y el nivel de los competidores de otras regiones. Usualmente se programan alrededor de 5 eventos nacionales para esta categoría, de los cuales uno a inicio de año, uno a mitad de año y uno hacia el final del año son suficientes (dejando también la opción de asistir a uno en cada semestre que es también suficiente). En este punto, otra opción que muchas veces puede motivar más al deportista en estas categorías, que aunque requiere de más inversión tiene también mayor beneficio para él, puede ser dejar de asistir a los nacionales (o asistir a solo uno) y con algunos ahorros una vez cada año o dos años desde menores tratar de hacer una salida, aunque sea corta, a un evento internacional. Esto expandirá sus horizontes mentales y físicos, les permitirá crear conexiones en el extranjero y disfrutar mucho más de su experiencia alejándose un poco del estrés que se vive a diario en las pistas colombianas.

MAYORES LIGADOS Y FEDERADOS


Finalmente, todos esos años de preparación desde escuela hasta transición, han sido con el objetivo de llegar a categoría mayores con la mejor preparación y la mayor experiencia posibles, porque es aquí cuando en realidad empiezan a competir por objetivos más grandes. Con nuestras comparaciones anteriores, llegaríamos a categoría prejuvenil y primeros años de juvenil que podemos comparar con nuestra entrada a la universidad y una vez superado esto, es cuando llegamos al último año de juvenil y la categoría mayor y lo podemos comparar con nuestro camino cómo verdaderos profesionales después de la graduación universitaria. Aquí hay que saber escoger muy bien qué objetivos tengo, ya que el gasto no será el mismo para el top del escalafón que para aquellos que compiten por satisfacción propia y no buscando objetivos de selección. Sin embargo, nos centraremos en aquellos cuyo objetivo son las selecciones.


En categoría prejuvenil ya se puede optar por ser selección Bogotá para los campeonatos interligas y por estar entre los mejores para ser invitados al selectivo de selección colombia y estar más cerca del gran sueño. Es desde aquí, que es más lógico empezar a hacer inversiones mayores, sin embargo la inversión más grande debe hacerse desde juvenil, que es donde empieza a haber opciones reales de clasificar a selección colombia y competir en campeonatos internacionales que le permitan acceder a apoyos económicos por parte de institutos regionales (en el caso de selecciones departamentales o distritales) o Mindeportes (en el caso de selecciones nacionales). En categoría prejuvenil este sueño, aunque no es imposible, si es menos probable ya que deben enfrentarse a deportistas alrededor de 4 años mayores. Es por esto que el objetivo más real y cercano para un prejuvenil es la selección regional para interligas (en nuestro caso ser selección Bogotá), por lo que en nuestra opinión, para estos deportistas debería ser más importante mantener sus puestos en el escalafón distrital y tener un buen selectivo, que los objetivos nacionales. Así, empezaremos hablando de los nacionales a los que debería asistir un prejuvenil, para esta categoría se programan entre 7 y 9 nacionales en el año, pero de acuerdo a la explicación anterior, alrededor de 3 o 4 nacionales en el año para un prejuvenil es suficiente (quien pueda asistir a todos, esta perfecto, pero quien no tenga la opción debe recordar que los puntos en el escalafón nacional, para un prejuvenil no son tan importantes aún, mientras que los distritales sí ya que es esta selección la que lo puede llevar a un apoyo del instituto de deportes de la región luego del interligas). En ese orden de ideas, la compra de ruedas puede hacerse de un juego cada 3 meses, teniendo una compra promedio de 4 juegos al año. Aquí el deportista seguramente ya cuenta con bicicleta para sus trabajos complementarios y si no, este es el momento de hacer una buena inversión en este elemento (que repetimos es una inversión que durará muchos años), así como ya debe tener su inscripción a un gym (si el deportista logra acceder a un apoyo del instituto con la selección distrital, podrá usar los gym de forma gratuita). Desde esta categoría, ya se empiezan a trabajar jornadas dobles o triples por lo que la sobrecarga y las lesiones se empiezan a hacer más notables por lo que ahora si es momento de invertir en un fisioterapeuta que en el momento necesario de su plan de entrenamiento pueda hacer trabajos que lo ayuden en la prevención de lesiones o recuperación si es el caso, elemento al que también podrá acceder por medio de apoyos derivados de sus selecciones distritales así como del acompañamiento de psicólogos, médicos y nutricionistas (de aquí la importancia de fijar los principales objetivos a nivel distrital en esta categoría ya que será la puerta de apoyos que serán muy útiles y ahorran considerablemente en la inversión).


Una vez superada la categoría prejuvenil, el deportista inicia el primero de sus 3 años en juvenil y posteriormente mayores, aquí ya aumenta la probabilidad de acceder a una selección nacional, campeonatos panamericanos, sudamericanos, mundiales que permitan acceder en el futuro a apoyos más grandes por parte del ministerio e institutos de deporte. Aquí es donde se debe concentrar todo el esfuerzo económico de los padres (aquí es donde aclaramos que gastos innecesarios en categorías menores o transición ocasionarán que en este punto ya no se pueda hacer la inversión ideal y ahora si se empiecen a ver truncados los verdaderos objetivos. El desgaste económico de categorías más pequeñas debe ser moderado, cuidando poder llegar a este punto con la capacidad de invertir lo necesario). En esta categoría, los nacionales se vuelven más importantes (principalmente para 2do y 3er año juvenil y al subir a mayores) ya que se necesitan puntos en el escalafón nacional para acceder a campamentos de selección Colombia, apoyos en concentraciones y viajes internacionales (para el caso de los deportistas de Bogotá) y al selectivo de Colombia. Sin embargo, no todos pueden asistir a los 9 eventos programados, por lo que consideramos que un número que permita puntuar para mantenerse en el escalafón y tener la opción de ir a un selectivo (no es necesario clasificar de primero, así que también es válido buscar clasificar, así no sea en el primer lugar, guardando recursos para la preparación) es asistir a un evento de por medio, esto nos da un numero de 5 nacionales en el año con aproximadamente 2 meses de diferencia entre cada uno. En cuanto a la compra de ruedas, una inversión mesurada sería de 1 juego por campeonato nacional (es decir aprox 5 en el año) y para quienes tengan más capacidad 2 por nacional es decir aprox 10 por año (de nuevo, quienes puedan hacer más compras, o asistir a las 9 válidas, lo podrán hacer, solo queremos mostrar que hay opciones que también se encaminan a los objetivos y que implican un poco menos de gasto.)


Para los deportistas en juvenil y mayores que por alguna razón no estén cerca de los puntajes de escalafón nacional, recordamos que las selecciones distritales también le permiten acceder a apoyos y un objetivo alterno para este otro gran grupo de deportistas, puede ser poner toda su inversión en los eventos distritales que le permitan acceder a selecciones para interligas o juegos nacionales (en el caso de los deportistas bogotanos, se han implementado pagos en efectivo por parte de la liga para los deportistas de mejor rendimiento en los eventos locales). Aquí puede bajar la inversión de asistir a nacionales (dejando 3 o 4 por año) y fijando el principal objetivo en su región. Aquí, cuando el deportista ya empieza a tener objetivos más grandes y también su crecimiento físico está llegando a su punto máximo, es cuando vale la pena hacer la mayor inversión en patines de gama alta, cuyo costo es más elevado, pero tienen una justificación más real.


Todo esto, no es para desmotivar a quienes ya pueden hacer grandes inversiones por sus hijos, solamente queremos mostrarle a quienes no pueden, que hay otras opciones que aunque también requieren de gasto, este es mucho menor de lo que se cree. No dañemos los sueños de los deportistas invirtiendo de forma desaforada en categorías menores y transición para luego tener que retirar nuestro apoyo en donde realmente lo necesitan en mayores. Para un deportista es mucho más sano tener una buena formación sin mayores gastos en menores y transición y que la inversión real y más grande se haga en mayores a donde realmente deben llegar. No renunciemos a los procesos y a cumplir cada etapa por el afán de ver a nuestros hijos con una medalla colgada, el nivel deportivo va mucho más allá y el apoyo a ellos debe tener una visión más grande que los triunfos inmediatos.


!!No sacrifiquen los verdaderos triunfos en el futuro por ganar una medalla hoy!!


79 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page